Videojuegos en The Vault

Noticias y análisis de videojuegos

The Long Journey Home, mi opinión

El juego se basa en una premisa sencilla, pero fascinante: una misión espacial termina saliendo mal, y tu equipo se encuentra en el distante y desconocido cosmos. Con sólo tus recursos limitados y tu ingenio, deberás encontrar el camino de vuelta a casa.

Podría ser algo parecido a Star Trek: Voyager, anticipando una serie de aventuras planetarias únicas y emocionantes, el contacto con nuevas especies y los profundos dilemas morales que infectan la mejor ciencia ficción.

The Long Journey Home, mi opinión

Pero en su lugar, lo que The Long Journey Home ofrece, es algo parecido a No Man's Sky, duplicando el aburrimiento de los vuelos espaciales interestelares, y colocando frustraciones intencionales.

El juego podría haber sido mucho mejor, pero finalmente no logra entregar nada más que la ejecución más básica de sus ideas principales. Es como si toda la Voyager se narrara desde la perspectiva de un robot sin emociones.

El juego tiene tres minijuegos primarios que sirven como los principales modos de juego. La mayor parte del tiempo la pasarás volando por el sistema solar, en el que tendrás que jugar con cohetes y los efectos gravitacionales de los planetas cercanos, lunas y estrellas centrales.

La representación en cuadrícula de la deformación gravitatoria del espacio alrededor de cuerpos densos, proporciona una buena explicación de la fuerza local de la gravedad.

Y es realmente satisfactorio el momento en en que aprender a entra en órbita con apenas combustible. Desafortunadamente, después de unas horas, este vuelo espacial se vuelve más tedioso que divertido, y tienes que pasar largos períodos de tiempo esperando a que tu nave cruce el sistema solar, incapaz de hacer nada.

El juego central nunca cambia, y una vez que lo tienes cogido, no hay nuevos desafíos que superar.

Una vez que estás en órbita alrededor de un planeta, puedes jugar a otro minijuego 2D donde tendrás que aterrizar en la sección de un planeta o superficie lunar jugando con el viento y la gravedad para poder controlar la nave.

Por último, está la navegación en primera persona de la nave, con el que podrás luchar contra otras naves y pasear por el campo de asteroides. Por desgracia, no hay opciones de personalización en el combate, vas a tener que limitarte a disparar y evitar el fuego enemigo.

Después de mi tercer intento fallido de regresar a la Tierra, no tenía ningún deseo particular de participar en ninguno de estos minijuegos de nuevo. Y la historia principal tampoco los suple.

Los elementos de supervivencia son: re abastecerse de combustible, reparar el casco de la nave, fijar las partes sueltas, y curar las enfermedades y lesiones, ya que un miembro de la tripulación morirá si acumula cinco a la vez.

La reparación y el reabastecimiento de combustible de tu requiere la obtención de tres recursos diferentes que podrás extraer de los planetas. También puedes hacer que los miembros de la tripulación investiguen o usen artículos que hayan recogido en el viaje, pero sólo ocasionalmente tiene un resultado interesante.

Las aventuras a través del espacio son también muy frustrantes y difíciles, incluso en el modo más fácil. Si mueres, vuelves a empezar desde el principio.

Y las frustraciones van más allá: muchas partes de la nave se dañarán, y tu tripulación se enfermará aparentemente al azar. Peor aún, todas las razas alienígenas rápidamente aburren con cualquier conversación.

Esto elimina cualquier diálogo interesante, y socava la individualidad de las razas alienígenas. Al parecer, están demasiado ocupados para hablar con una especie completamente nueva.

Tampoco hay mucho que decir sobre la estética. Aunque hay algunos entornos 3D, el juego podría pasar por uno de principios del año 2000.

Podría darle una oportunidad para aquellos que aman las aventuras del espacio si su precio fuese razonable, pero por 40€, la propuesta es muy pobre.